Cosmos. Día 16

 



En el romper de la noche

cuando la mente

abandona el cuerpo,

cuando la ilusión

te abate,

cuando la sombra

es bella,

con el clamor del viento

se levanta mi espíritu

en busca

de pérdida y salida.

Sentimientos.

 

Camino,

ve andando,

volviendo

a vivir viejos tiempos,

siempre

más allá

del propio recuerdo

y sin quererlo,

te abate el sueño

tras la jodida

e innata presencia

de tu espíritu interno.

 

Manuel Maria Garza Salguero


Comentarios

  1. Gaveta quedará suspendida hasta pasado el verano. Lo necesito. No es una despedida de este blog, todavía quedan muchos días por rellenar, demasiados; pero sí una pequeña pausa. Quizás sea excesivamente terca y valiente de palabra, pero luego… algo aguijonea, se rompe y exige silencio. Tiempo.

    Me tiré de cabeza y ahora mismo los rasguños son lo de menos. Fíjate, la que por un momento se creyó objetiva, ;)

    Todo empezó por una razón, y ésta es la más importante. Hoy os transcribo un poema que escribió mi padre. En mi habita una pena inmensa por no disponer de más fotografías, otras letras, un frasco con su olor o una grabación de sus carcajadas porque rompían el cielo. Algo tangible que pudiera palpar siempre que quisiera. Y hasta su mala leche. Supongo que por eso me agrada tanto la gente que no teme decir el qué, el cómo, bueno o malo, somos lo que somos y este enorme regalo me lo cedió tanto él como mi madre.

    Aunque siempre nos ampara un residual que brota en nosotros, legándonos plenitud, nostalgia del ayer. Pena, pero sobre todo el recuerdo de saberse amado. Gracias al cielo, eso perdurará, transmutará, pero nunca desaparecerá.

    Gracias por acompañarme en este camino pedregoso, no tengo palabras para agradecéroslo y tampoco me quiero poner empalagosa, que me conozco, :)

    Besos, y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que tu papá escribió algo para ti (o para alguien muy querido), que plasmó en las primeras líneas de la primera estrofa, para que lo sepas cercano o a tu rescate, esté donde esté él:

    "...cuando la ilusión

    te abate,

    cuando la sombra

    es bella,

    con el clamor del viento

    se levanta mi espíritu

    en busca

    de pérdida y salida.

    Sentimientos".

    Y tú que rebasas en sentimientos (se ve en tus escritos tu abanico emocional), es posible y solo posible (porque en verdad no lo sé) que el espíritu de tu papá venga a maravillarse ante la presencia de tus multicolores sentimientos. Si hasta una sombra la puede encontrar bella, imagínate cuánto más a ti. Va un abrazo, Irene.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti.
    Por compartir, por comentar, por darte con generosidad.

    Espero que pronto te sientas bien, feliz, dichosa... bueno, eso es imposible de forma permanente pero que tenga muchos chispazos y que los disfrutes.

    La muerte de los padres es una tragedia irreparable.
    Con la muerte de mi madre se murió una gran parte de mí.
    Luego, sí, el tiempo cicatriza... pero yo ya no soy el mismo.

    Tu padre escribía muy bien.

    Ánimo y adelante.

    Un beso agradecido.

    ResponderEliminar
  4. Como se suele decir "de casta le viene al galgo" y en ese texto de tu padre ya se encontraba ese ADN literario que ahora corre por tu sangre. Que te abata el sueño en realidad es un gran don; soy de los que piensan que la base de la vida está en la calidad de nuestro sueño. Yo también perdí a mi padre y no sabes cuánto me gustaría tener más recuerdos en vídeo, en letras o en cualquier otro formato. En cualquier caso tengo grabadas a fuego sus mejores enseñanzas y el amor que transmitió por el cine entre otras cosas. Mucho ánimo, Irene, y seguro que la Gaveta vuelve a navegar tras el verano. Esas casillas y días por rellenar te aseguro que merecen la pena por tu estilo literario y por el impactante fondo que has sabido transmitir.
    Besos y disfruta de los bonitos momentos que nos regala la vida.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Irene! Bueno, sin duda, tu padre te dejó un legado y una visión del mundo que no solo has sabido valorar, sino continuar. Uno puede escribir con la cabeza, y a veces solo con eso logras transmitir algo al lector; pero solo cuando se escribe con el corazón es cuando se logra conectar con él.
    En este blog, escribes con el corazón, vacías en las letras las emociones, sentimientos y contradicciones que habitan en él y es la sinceridad, sin maquillajes ni adornos. Descansa y disfruta del verano. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Irene, mucha belleza y profundidad de sentimientos contienen esas estrofas de tu padre, sin dudas un excelente regalo el que nos compartes. Hermosa descripción de los viajes oníricos, su forma de escribir y sentir la vida desde otro plano me ha parecido genial.

    Siempre lamentaremos no haber estado más atentos a la vida y a los momentos que nos regala, en especial con los seres que amamos, pero luego descubrimos que están tan presentes en nosotros como si aún vivieran, estamos pletóricos de sus recuerdos, y más que todo que llevamos el mismo ADN y nos le parecemos tanto... A veces me veo al espejo y me digo estoy mirando a mi madre en mi, su misma expresión en mi mirada y eso si que se siente bien, somos su mismo molde, su vivo retrato, aunque solo sea en los gestos.

    Espero que te recuperes de esos rasguños y más que todo que dejes de ser tan dura contigo misma, eres valiente y no solo de palabra, estoy segura de eso, también eres objetiva, ya lo creo que si, y mucho, es solo que la duda te hace vacilar, te quiere derrotar y te boicoteas al no reconocerte más fuerte de lo que crees serlo.
    Tómate tu tiempo pero no permitas que te abata, ni que te engullan sus tentáculos asfixiantes, liberate de una vez por todas y no le des mucha larga, los aguijoneos solo son un recordatorio de nuestra fortaleza interior, es cuestión de aprender a soportarlos.
    Adelante Irene, el mundo te pertenece, hazlo rendirse a tus pies y no lo contrario, no te inclines ante el, levanta tu rostro alto, lucha con fuerza contra eso que te oprime y cuando lo hayas dominado, déjalo ir, liberalo y liberate.
    Un fuerte abrazo y que sean agradables tus vacaciones de verano. Aquí te esperamos. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Te leí hace días, pero se me inundaron los ojos y no te pude escribir, lo siento...Tb yo perdí a mi padre y aunq hace tiempo, sigue conmigo, como el tuyo era una persona muy fraca y aunq no tenía mala leche, sí mucho carácter, cuando se le hinchaba una vena de la frente, todo el mundo andaba como velas, de puntillas , sin necesidad de dar una voz ;) pero a la vez era la ternura con patas..sabes qué? siguen a nuestro lado, estoy convencida y mucho más siendo como eres, sentimiento puro, acurrúcate en su recuerdo , no hace falta nada más y q el tiempo amortigüe el dolor de su ausencia, será así, ya lo verás , cuidate mucho y cuando lo desees aquí estaremos encantados de recibirte, a ti y tus preciosas letras, mil besos con todo mi cariño !!!

    ResponderEliminar
  8. Vaya, veo que tu padre también escribía. Se ve que hay artes que se heredan. Preciosa esa poesía de tu padre. No son cosas suyas lo que queremos. Seguro que tienes muchas cosas de tu padre, entre ellas esa capacidad para escribir. Es a ellos a los que queremos de vuelta. Volver a abrazarlos, darles un último beso, o un penúltimo.
    Descansa en verano. hay momentos en que hay que dejar el mundo en suspenso alrededor y darse un respiro.
    Nos vemos (leemos) a la vuelta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Descansa, guapa, y regresa con fuerzas renovadas para regalarnos tus letras.
    Precioso poema el que nos traes, de casta le viene al galgo, ;)
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario